El Proceso de Declararse Insolvente y sus Implicaciones

¿Qué es la Insolvencia?

La insolvencia es un término que se utiliza en el ámbito financiero para describir la situación en la que una persona, empresa o entidad no puede cumplir con sus obligaciones financieras, es decir, no puede pagar sus deudas en el momento en que vencen. Esta situación puede surgir debido a diversos factores, como la falta de liquidez, el aumento excesivo de las deudas, la disminución de los ingresos o una mala gestión financiera.

Causas de la Insolvencia

La insolvencia puede ser causada por una variedad de factores, entre los cuales se incluyen:

  1. Falta de liquidez: Cuando una empresa o individuo no cuenta con suficientes activos líquidos para cubrir sus obligaciones financieras inmediatas, puede entrar en insolvencia.
  2. Endeudamiento excesivo: Un nivel excesivo de endeudamiento puede hacer que una empresa o individuo no pueda hacer frente al pago de sus deudas, lo que lleva a la insolvencia.
  3. Disminución de los ingresos: Una caída en los ingresos puede dificultar el cumplimiento de las obligaciones financieras, especialmente si no se ajustan los gastos de manera adecuada.
  4. Mala gestión financiera: La falta de planificación financiera adecuada y la toma de decisiones erróneas pueden llevar a una situación de insolvencia.

Declararse insolvente

¿Puede una persona física declararse insolvente?

La respuesta es sí. Una persona puede declararse insolvente y acudir al proceso de ley de segunda oportunidad, que permite cancelar las deudas si se cumplen los requisitos para la exoneración.

¿Puedo ser insolvente y tener un salario?

Sí. La insolvencia se produce si no tienes la capacidad de pagar la totalidad de la deuda que acumula una persona con el patrimonio disponible.

Es decir, la insolvencia no necesariamente implica la ausencia total de ingresos, sino más bien una incapacidad para cumplir con las obligaciones financieras, como el pago de deudas, con los recursos disponibles.

El concurso de acreedores.

¿Qué es un concurso de acreedores?

También conocido como procedimiento concursal, es un proceso legal que se utiliza cuando una empresa o individuo se encuentra en una situación de insolvencia y no puede cumplir con sus obligaciones financieras.

Cómo Funciona un Concurso de Acreedores

Cuando una empresa o individuo declara su insolvencia, se inicia el proceso de concurso de acreedores. Este proceso suele ser supervisado por un juez o una autoridad competente. Durante el concurso, se lleva a cabo una evaluación de los activos y pasivos del deudor, así como de sus posibilidades de pago.

El concurso de acreedores de persona física

Conocido habitualmente como “procedimiento de segunda oportunidad”, o “ley de segunda oportunidad”. Este proceso permite a las personas físicas, tanto autónomos como particulares, solicitar un proceso de exoneración de deudas cuando se encuentran en situación de insolvencia.

Si se carece de patrimonio, se trata de un proceso simple que termina con la exoneración total de las deudas (si se cumplen los requisitos).

En resumen, las personas físicas pueden ir a concurso de acreedores, y existen procedimientos específicos para gestionar la insolvencia de personas individuales de la misma manera a como se hace con las empresas.

Deudas más habituales en España

En España, algunas de las deudas más habituales que pueden llevar a las personas físicas a enfrentarse a problemas financieros incluyen:

  1. Hipotecas: Los préstamos hipotecarios para la compra de vivienda son comunes en España. La dificultad para pagar las cuotas mensuales puede generar problemas financieros importantes, incluida la posibilidad de perder la vivienda en un proceso de ejecución hipotecaria.
  2. Préstamos personales y de consumo: Los préstamos personales y de consumo son utilizados para financiar una amplia variedad de gastos, como la compra de un coche, muebles, electrodomésticos u otras necesidades. Si no se gestionan adecuadamente, pueden generar una carga financiera significativa.
  3. Tarjetas de crédito: Las tarjetas de crédito son ampliamente utilizadas en España para realizar compras y pagar gastos diarios. Si no se pagan los saldos pendientes cada mes, los intereses acumulados pueden convertirse en una deuda considerable.
  4. Deudas con proveedores: Las deudas comerciales, como las deudas con proveedores o autónomos por servicios o suministros, también pueden ser una carga financiera importante para las empresas y los autónomos.
  5. Impagos de servicios básicos: Las facturas pendientes de servicios básicos como electricidad, gas, agua, teléfono o internet pueden acumularse y convertirse en una deuda significativa si no se gestionan adecuadamente.
  6. Impuestos: El impago de impuestos, como el IRPF, el IVA o el impuesto de sociedades, puede generar deudas con la Agencia Tributaria que pueden tener importantes consecuencias financieras y legales.
Abogado especializado en Derecho Concursal y Bancario. Administrador Concursal en Paunero & Jerónimo Abogados | Web | + posts

Graduado en Derecho en la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Carlos III de Madrid, actualmente abogado colegiado del Ilustre Colegio de abogados de Madrid y administrador concursal.

Socio fundador de Paunero & Jerónimo Abogados , donde ha desarrollado su trayectoria profesional asesorando tanto a personas físicas como jurídicas a buscar la mejor solución para resolver su situación de insolvencia.

Hasta la actualidad miles de personas han sido asesoradas por este letrado para ver canceladas o restructuradas sus deudas en aplicación de la ley de segunda oportunidad y otros recursos que nos ofrece la legislación concursal.