¿Cómo elegir el abogado apropiado para la Ley de Segunda Oportunidad?

Una vez has decidido que el procedimiento de la ley de la segunda oportunidad es la solución a tu situación de sobreendeudamiento, viene la tarea de decidir el abogado con el que te vas a embarcar en este proceso.

Esta decisión quizás sea la más delicada de todas, pues el buen fin del procedimiento va a depender, en gran medida, del abogado que lo dirija.

Por nuestra experiencia, la satisfacción de los clientes suele ser más elevada cuando contratan con despachos “más pequeños”, pues reciben una atención más directa y no se sienten como simples “números”.

La realidad es que esto no es solo una sensación del cliente, sino un problema real. Cuando se tramitan un número muy elevado de expedientes, lógicamente, el abogado director del despacho no puede tramitarlos personalmente, ni atender de forma directa a los clientes. De esta forma, a medida que el despacho es más grande y tramita expedientes de forma masiva, se corre el riesgo de que los clientes se sientan desatendidos por no recibir la atención directa que esperaban.

Otro problema con el que se suelen topar los clientes que escogen este tipo de empresas, es la gran rotación de personal, que implica que su caso va pasando por diversas manos sin llegar a entablar un lazo de confianza real con su abogado.

Desde Paunero&Jerónimo Abogados de ley Segunda Oportunidad, hemos apostado por un modelo de despacho en el que todos nuestros clientes nos conocen, y tienen un contacto directo con nosotros, desarrollando una relación de cercanía y confianza que hace que se sientan mucho más seguros. Siempre hablan con la misma persona, que es el abogado en el que han depositado su confianza desde el principio.

Aunque no dudamos de la profesionalidad de otras empresas que utilicen otro formato diferente al nuestro, consideramos que la experiencia del cliente (y normalmente, los resultados) siempre va a ser mejor cuando sea asesorado por la misma persona, teniendo la posibilidad de contactar con él cuando considere oportuno.

Aplicando esta filosofía, este despacho ha conseguido numerosos éxitos en las distintas fases del procedimiento de ley de segunda oportunidad, os dejamos a continuación unos ejemplos: